Boceto para una escultura

Compartir

Boceto a lápiz para una escultura

Boceto a lápiz, si, hoy he dibujado un cuerpo masculino musculoso, de imaginación claro porque no disponía ninguna fotografía a mano. Es muy interesante verlo a toda velocidad, dura 40 segundos o así.

Es importante al hacer un dibujo a lápiz de grafito, tener presente la luz tanto en la  realidad como en el dibujo. La luz  y el color son un fenómeno físico, concretamente electromagnético que se produce al ser reflejada en  los objetos.

Cuando el haz de luz llega al objeto el objeto iluminado refleja cierta cantidad de radiación que será el color reflejado, la energía recuperada que el objeto no absorbe  y la percibimos como el color.

En nuestro caso, el dibujo de un cuerpo masculino, hemos comenzado por la cara para continuar por esbozar medio cuerpo y después el otro medio de forma rápida.  Son pocas lineas las que construyen la estructura de  ese dibujo en principio.

Al dibujar desde el recuerdo,  y desde la construcción activa, iremos construyendo  poco a poco las formas del hombre, profundizando poco a poco en las formas que conocemos.

Dibujamos desde el volumen con luces y sombras,  y desde la proporción. La postura será muy importante junto con la expresión.

dibujo acabado
La colocación de la postura antes de hacer una escultura

Para avanzar en  el dibujo crearemos un fondo neutro u obscuro, y así percibir el contraste. En nuestro caso lo hemos hecho muy rápido para visualizarlo rápido, pero sin intención de ser un dibujo acabado como el que está a la izquierda.

El papel neutro de color gris puede ayudar bastante. Yo he utilizado papeles tipo «Canson» y también el papel de estraza, mas basto, era el que se utilizaba para envolver antiguamente la fruta. La ventaja de usar éstos papeles es que la luz intermedia que tienen, el tono gris, implica menor dibujo para alcanzar los tonos grises que nos acercarían a la fotografía en blanco y negro. si se trata de un dibujo mas acabado.